-->

Rescate en marte 2. Parte 2. Continuo la novela.

24 de Marzo de 2355.

No tengo tiempo ni fuerzas para proseguir con el diario de a bordo. Tampoco hay ninguna necesidad de hacerlo ya que creo que nadie lo leerá. No se si llegaremos a la Tierra a tiempo de salvar a Sandra; Ummun sigue transmitiendo poder a los motores y se que eso le esta debilitando. Cada vez permanece más tiempo aletargado, en ese estado de extasis en el que está la mayor parte de su raza. Es su manera de dormir, recuperar fuerzas y tal vez olvidar.

Son las 9 de la noche....o lo sería en mi querido planeta Tierra de estar ahi pero permanezco en el Tranquilidad, esa maldita y maltrecha nave que tantos sufrimientos ha causado deseando llegar al planeta azul cuanto antes. Prosigo mi ronda como cada dia para comprobar que la nave siga funcionando. Me detendo en la camara de las cabinas de crioextasis, plantado frente a una de las cabinas de crioextasis; de hecho es la unica de las diez que funciona. El resto estan estropeadas como el resto de la funesta nave. Observo al ser que esta congelado dentro de la cabina y noto mis lagrimas derramarse por mis mejillas. Se desbordan como la vida de mi amada.
Y solo puedo llorar porque me siento impotente para hacer nada ya que ella se muere. Sus heridas son muy graves y la cabina esta averiada de manera que no cumple correctamente su función.

Estoy debil y cansado. Caigo al suelo de rodillas pero no noto el golpe. Solo siento un dolor desgarrador en el corazón y me desquito golpeando el duro cristal de la cabina. Así me quedo, arrodillado frente a la hermosa figura como si fuera una virgen a la que hubiera que rezar. Y de hecho rezo, rezo todos los dias a todas horas, suplico al Altisimo para que le conserve la vida. Pero no se si me escucha, si Dios oye mis súplicas....permanezco en esa postura y mi desesperación crece....

-Maldita sea! Aguanta cariño. Te llevaremos pronto a la Tierra, al mejor hospital que encontremos y te salvarán. No te mueras. Joder no me dejes- Le grito a la inmobil ser.

Mis desgarradoras palabras se las traga la helada figura que yace dentro de la cabina, inerte, sin entender mis suplicas, ajena a mi desesperación. Esta helada pero se que dentro de esa hermosa y fria figura yace un calido corazon que desea latir con fuerza, que desea vivir. Ella siempre fue una mujer vital, que no paraba. Su menudo cuerpo encerraba una energía descomunal y practicamente inagotable, tanto que la llevó a Marte...y allí casi encuentra la muerte.

Ella siempre ha sido todo lo contrario a mi. Ella es un tornado que lo arrasa todo a su paso y yo soy como la superficie de la Luna. Siempre hemos sido muy diferentes y quizas esa diferencia es la que más nos unia; eso y nuestro amor mutuo por la ciencia.

Por eso me desespera verla ahi tan quieta, una figura de color azul ceruleo a la que no puedo ver bien a traves del cristal de la capsula y de los gases de conservación que la envuelven...un fluido vaporoso que la envuelve como si la amase....que la envuelve como desearian estar haciendo mis brazos. Un maldito fluido que no está cumpliendo correctamente su función conservadora porque la puñetera máquina no cumple su función.

He intentado desesperadamente arreglarla pero si la IA de a bordo me ha sido imposible. Soy científico no técnico. No se reparar algo tan complejo como las cámaras de extasis. Y temo que si me pongo a trastear en sus circuitos acabe estropeandola del todo y la pierda.

Noto a Ummun detrás mio. Está incorporeo, sumido en su mundo y en su dolor. Cada vez permanece más tiempo así, mas extraviado de nuestra realidad. a veces creo que el dolor le hará desaparecer por completo de nuestro Universo y que sin su enorme energía la nave acabará por detenerse y ella morirá. Pero se que la ama demasiado...a veces hasta creo que más que yo pues esas criaturas, los marcianos, sienten las emociones de manera distinta, incluso superior a la humana.

Por suerte mi capacidad, mi poder, llamadlo como querais para detectarlo a aumentado. Al principio cuando el extraterreste estaba en su forma incorporea apenas lo notaba, solo era una erratica presencia. Pero me he acostumbrado tanto a él que le vislumbro cuando le miro y si no estoy observandole, puedo notar su presencia.

Se que no nos dejará, confio en que no lo haga. Espero que su amor por ella le haga permanecer en nuestro plano, dentro de la nave. Al lado de ella. Y si, esa idea me carcome, los celos me devoran porque sé que la ama....A veces no lo soporto, pero tampoco soportaría que nos dejase, no solo porque le necesitamos sino porque se ha convertido en un amigo.

Se que estos sentimientos se ven agravados por la situación. Hace dias que no duermo pues debo de manejar la nave en manual y hay que estar atento a hacer las correcciones de rumbo necesarias, mantener el soporte vital, realizar pequeñas reparaciones y vigilar que la cabina de extasis siga funcionando. He tenido que quitarle horas al sueño pero creo que estoy tan preocupado por ella que no podria dormir. Tampoco puedo comer nada y menos las insipidas raciones de la nave. Ya no se cuantos kilos he perdido; siento que me muero, como ella y a veces desearía morir si ella lo hace.

Si, si, ya se que parezco el protagonista de una obra de Shakespeare pero debeis entender que no estoy mucho en mis cabales, agotado y sin comer, angustiado por ella, mi mente delira. Ummun al ser más que un humano siente lo mismo que yo e incluso con más intensidad. Al menos él puede hacerse incorporeo, se sumerje en un estado de letargo y se aleja de la realidad. Así es como su raza duerme durante largos periodos...así estaba antes de que ella apreciese en su vida o no vida.

Siento un fuerte dolor de cabeza, todo empieza a darme vueltas y noto como pierdo la conciencia; suerte que sigo de rodillas así que el golpe contra el suelo no será fuerte. Me desmayo pero antes de dejar el mundo consciente noto unos poderosos brazos que me cogen....con mis últimas fuerzas aun puedo susurrar:

-Gracias Ummun....- Y me desmayo extenuado...tenia que pasar. Será el fin de todos nosotros. Sin nadie para dirigir la nave, el Tranquilidad puedeacabar estrellandose en la Luna por falta de pilotaje.

Rescate en Marte 2. Parte 1. Mueve tu culo a Marte

Hola mis queridos seguidor@s. He decidido continuar mi historia, rescate en marte. Este es el episodio piloto. Espero que os guste la continuación de las aventuras marcianas.
Capítulo I. Una alocada carrera por una vida....


Diario de L. Ponce. Capitán interino del Tranquilidad.
22 de marzo de 2350.